Efecto dominó libros

Con el único objetivo de promover la lectura entre la juventud en temporada de verano, la biblioteca pública de Seattle en Washington utilizó la nada despreciable cantidad de 2,131 libros que habían sido retirados de los estantes para construir el efecto dominó con libros más grande del mundo y romper uno de esos récords mundiales que solo existen para satisfacer las necesidades de esos curiosos y ociosos que buscan en que aprovechar su tiempo libre.

No sé porque pero siento que esta es una de esas cosas que pocos se niegan a disfrutar y es que el simple hecho de ver caer en unos cuantos segundos (o minutos en este caso) algo que fácilmente te llevo un par de horas en construir es algo realmente irresistible, una disculpa por salirme un poco del tópico del blog pero me pareció muy interesante esta campaña publicitaria, algo que para nada se atreverían hacer las librerías públicas de nuestro país.

Visto en: Playfish Media